CIRCULARES

Circular de la semana en curso - CIRCULAR Nº 1570. 20-01-2020

“Entonces Jesús le dijo: —Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí vivirá, aunque muera; y todo el que vive y cree en mí no morirá jamás. ¿Crees esto?” (Juan 11:25-26)
Queremos empezar esta circular con las palabras escritas por San Juan, el apóstol a quien Jesús tanto amaba, palabras que de una forma u otra escuchó de boca de Jesús. La primera frase no deja lugar a la duda ni a la interpretación. Jesús que tantas veces les habló en parábolas, en esta ocasión es categórico. Luego nos da la clave para no morir jamás. La cosa es verdaderamente sencilla, tan sencilla como vivir y creer en Él. Terminar con la pregunta “¿crees esto?” no es baladí; es preciso que nos contestemos y de acuerdo a la respuesta así deberemos actuar. Ello implica un modelo de vida que nos lleve a imitar a Jesús y a poner en práctica sus enseñanzas. Solo de esta forma seguiremos vivos por toda la eternidad y en algún momento nos volveremos a encontrar.
Queridos amigos y amigas: de nuevo con vosotros tras un largo paréntesis navideño en el que ha habido de todo, risas y lágrimas, alegrías y tristezas, luces y sombras. Nos ha dejado un año complicado, convulso en algunos casos. Un año que trajo a nuestra Peña una nueva sede con mejores prestaciones y expectativas, pero que también se ha cebado, y de qué manera, con los más débiles de nuestros asociados. Un año que se confabuló con la enfermedad para combatir, casi sin tregua, con algunos de nuestros enfermos. Un año que, como un caballero negro, ha rondado una y otra vez consintiéndole a la dichosa enfermedad todos sus caprichos, concediéndole incluso la victoria en más de una batalla. Un año que no finalizó el 31 de diciembre con las campanadas, sino que esperó agazapado lo que hizo falta con tal de que la enfermedad consiguiera su objetivo. Y vaya si lo ha conseguido. Además de los que marcharon durante los 365 días propios de su periodo, Pepita Yaque, Gertrudis, Pepita Nieto, Marcos Sáez……. poco antes de las campanadas nos dejaba Ildefonso Rafael Borondo, socio de muchos años y conferenciante que nos habló un día de la Virgen María en nuestra sede. Y ya, cuando el nuevo año intentaba comenzar a pesar de que el viejo no le dejaba, se nos han marchado a nuestra Peña celeste D. José Mª Soto Marchena, Presbítero de la Archidiócesis de Sevilla y socio fundador de esta Peña. José Manuel Cornejo (el hombre de negro), asiduo en primera fila a nuestras misas de cada viernes durante años, socio muy antiguo y conocido por su enlutado atuendo con el que siempre homenajeaba a su añorada esposa, a la que lloraba en cada recuerdo. Rosario Díaz, también socia aunque reciente, pero participativa en los Talleres de Canastillas y en nuestras convivencias. Y finalmente, Anita Navarro.
ANITA NAVARRO: Permitidme esta reseña, no solo por ser mi madre, sino por lo que ha significado ella para esta Peña, que la ha vivido con fervor y pasión desde su fundación, y esta Peña para ella, que fue su vida y donde sus amigos pasaron a ser su familia. Anita Clemente era su nombre, pero en su Peña siempre fue Anita Navarro. Hace poco más de 6 meses disfrutaba en nuestra caseta de feria como ella solía acostumbrar hasta que, de repente, todo cambió. En tan corto espacio de tiempo, este oscuro año pasado acompañado por la siniestra figura de la enfermedad han apagado la luz de su antorcha. Una luz que encendiera junto a su marido, el recordado “calandrio”, el día en que cofundáron esta Peña. Una luz, la suya, cegadora, que abarcaba la inmensidad de su círculo de vida, que no era otro que su propia Peña. Su timbre de voz agudo y su risa chillona ocupaban todo su espacio vital, cada rincón de nuestra Peña, cada asiento de autocar en el que peregrinaba, siempre acompañada de su inseparable Chari, con la que compartía una singular relación de amor y odio, no siendo esto último para nada peyorativo, ya que, sus peleas eran verdaderas minucias en comparación con el cariño que se profesaban. La propia Chari, en su último adiós, nos decía: “con quien voy a pelearme yo ahora”. Su voz era como un eco infinito que se repetía en todas partes sin dejar de oírse. Por cierto, y hablando de oír, lo que se dice oír, no oía, pero se enteraba de todo y opinaba de todo, eso sí, a su manera. Y vaya si opinaba, aunque según ella nunca se metiera en nada. Siempre he pensado que el binomio Anita y Chari era la perfección personificada. Cuánto disfrutó Anita siendo la madre del presidente de su Peña, de la Peña de su vida. De carácter fuerte y combativo luchó hasta la extenuación, el rendirse no entraba en sus planes, contra la enfermedad, siempre pensó que lo superaría. Hasta cuando se preguntaba por qué Dios le había mandado dos cosas juntas y de las peores, su fe en Él la llevó siempre a albergar la más mínima esperanza por pequeña que fuese. Continuamente le agradeció a Dios el haber encontrado a su Peña y la familia que hizo de ella. Y agradeció siempre también, ya en su padecer, cada noche al acostarse y cada mañana al levantarse besándoles las manos, a quienes se desvivían por ella. Mención especial aquí, para su nuera Adeli, su cuidadora como ella la llamaba, a la que veneró hasta su último suspiro y que esperó para darlo hasta que su nuera entrara en quirófano por una operación para evitarle así el mal trago de verla partir. Aguardó igualmente hasta ver a cada uno de sus nietos, bisnieta, incluso a que llegara de Madrid la que tenía más lejos, de Madrid al Cielo. A todos los quiso ver antes de marchar, especialmente a quien veía con más frecuencia, casi a diario, su ojito derecho, su nieto Cristóbal al que adoraba, aunque a decir verdad esa adoración era mutua. En su recta final lloraba por el castigo que nos estaba dando, pero, ¿qué castigo puede dar una madre? Solo el hecho de darte la vida ya es motivo suficiente para estarle agradecido toda la eternidad. Han intentado apagar su luz pero no lo han conseguido, porque ahora brilla con más intensidad si cabe desde nuestra Peña Celeste. Nuestra Peña tiene una nueva intercesora y su familia una nueva esperanza. Del jazmín, casi centenario, que habita en el patio de su casa ya no brotan jazmines, sino lágrimas por su última moradora. Luca, el perrillo fiel de su cuidadora, no volverá a despertarla con su pata cada mañana para recordarle que él también estaba pendiente de ella, a veces hasta dormía bajo su cama para acompañarla en la oscuridad. Pero la imagen de un Niño Jesús, serigrafiada en un paño rojo y que ha estado colgada en la fachada de su casa hasta su despedida, sonreía diciéndonos: “No preocuparos por ella ni por nada porque ya está junto a mí, por siempre a mi lado”.
Hasta siempre Anita Navarro. Hasta que volvamos a vernos madre.
PRÓXIMAS ACTIVIDADES: Pero como después de cada noche, siempre amanece, y la luz de nuestra Antorcha es inagotable e incandescente, antes de pasar a informaros de las próximas actividades recordamos un poco las realizadas en estas pasadas navidades. Dos actuaciones sublimes de los Coros de la Peña Antorcha y Arriate, nos prepararon con sus cantos para el nacimiento del Hijo de Dios, con posterioridad a la espectacular representación del cuento de Navidad: “El día que Jesús no quería nacer” de Antonio García Barbeito, llevada a cabo por nuestro Grupo de Teatro en la Peña. El sorteo de la Cesta de navidad, cuyo premio recayó en el matrimonio Pepe y Auxi, nunca fue más justo un sorteo, quienes nos impresionaron un año más con un Belén digno del mismo Cielo. La decoración navideña que se estrenaba en la nueva sede, resultó también muy comentada tanto por su grandiosidad, como por su buen gusto. El Viaje Sorpresa, en esta ocasión al Convento de San Cristóbal de las madres agustinas de la localidad gaditana de Medina Sidonia, cuyos Reyes Magos: Paco Galera, Margarita y Feliciano, junto a su cohorte llevaron la Buena Nueva de la Luz de nuestra Antorcha a las religiosas que lo habitan y que lo pasaron en grande ante la bendita “sorpresa” recibida. Y finalmente, nuestra cabalgata de Reyes del 6 de enero. En esta ocasión, Feliciano, Pepe Fernández y Manolo Molina encarnaban a Melchor, Gaspar y Baltasar respectivamente, en su visita anual a los conventos de clausura del centro de Sevilla. Indescriptible, como cada epifanía, cerca de 250 religiosas entregadas a la oración y que nos recibieron, desde detrás de esas rejas que separan la tierra del Cielo, con alegría inusitada para compartir con nosotros un corto pero intenso espacio de tiempo en sus vidas. Gracias a todos los que han colaborado y hecho posible cuanto hemos realizado, dirigido siempre a llegar al corazón de los más desprotegidos.
Y comenzamos este nuevo año recordando a nuestro siempre presidente y fundador D. José Almoguera del Río, con una misa en nuestra sede el viernes 31 del presente a las 19,00 h, con motivo del 5º Aniversario de su fallecimiento.
La primera Convivencia del año la llevaremos a cabo el sábado 1 de febrero, unificando en una sola las convivencias de enero y febrero, dado que en este último mes coincide también con la que disfrutamos cada año en la aldea del Rocío. Como es habitual, la comida se aportará entre todos para luego compartirla.
La celebración de las Bodas de Oro y Plata también será en febrero, el fin de semana del 15 y 16, sin tener aún concretado el día exacto, del que ya informaremos en la próxima circular. Lo que sí es seguro es que tendremos una misa para la renovación de los Votos Matrimoniales, ya anunciaremos dónde, y que el almuerzo será en nuestra sede, servido por una empresa de catering a semejanza del llevado a cabo en navidad. La lista de inscripción la lleva Cristóbal. Hasta la fecha solo tenemos un matrimonio de Oro que compartirá su aniversario con nosotros.
Nos queda la citada convivencia en el Rocío, que será el fin de semana del 22 y 23 de febrero y la Asamblea General Extraordinaria del curso, que tendrá lugar el primer fin de semana de marzo.
Igualmente, anticipamos que el Pregón de Semana Santa, que será como siempre el sábado antes del viernes de Dolores, llevará nuevo formato, y es que en esta edición, en lugar de pregón, disfrutaremos de una Exaltación Audio/Visual de la Semana Santa de Sevilla llevada a cabo por la Tertulia Cofrade y Literaria Terciopelo y Ruán.
MISAS: La de este próximo viernes, día 24, la ofreceremos por todos los fallecidos de nuestra Peña que cumplan su aniversario en el mes de enero. La siguiente, viernes 31, será la ya comentada del 5º Aniversario del fallecimiento de D. José Almoguera. Y la del viernes 7 de febrero se ofrecerá por Anita Navarro. Todas siguen siendo a las 19,00 h. Contactaremos por supuesto por los familiares de los fallecidos recientemente para ofrecerles sus misas correspondientes si lo desean, de las que iremos informando en sucesivas circulares.

Nada más. Hasta la próxima. Un cordial saludo de LA JUNTA DIRECTIVA