NUESTRA PEÑA

Datos Oficiales

Denominación de la Asociación:
Peña Cultural Antorcha
Domicilio Social: C/ Marqués del Nervión, nº 51- 41005 - Sevilla -
Teléfono Nº. 954.631.555

ALOCUCIÓN DEL SR. PRESIDENTE CON MOTIVO DE SU REELECCION EL 17 DE ENERO DE 2016.

Gracias a todos, una vez más intentaremos, como hemos venido haciendo hasta ahora, seguir estando a la altura de vuestra confianza. Nos encontramos al llegar, hace ahora 1 año y 8 meses, con varios retos que necesitaban de un tacto especial, de una entrega sin fisuras y de una férrea voluntad por llevarlos a cabo. Uno de ellos y el más importante de todos fue hacer posible la continuidad de un sueño, intentar llegar a conseguir que la falta de la persona que ideó ese sueño, junto con su reducido grupo de amigos, no significara la desaparición del mismo. Don José Almoguera fue el alma de ésta Peña y su pérdida la acusamos todos, pero su sueño era más poderoso que su existencia y supo enseñarnos, como buen maestro, a que compartiéramos ese sueño con él. No llegaremos a ser lo que él fue, eso sería una utopía, su personalidad será siempre inalcanzable para nuestros deseos, pero sí estamos consiguiendo, o al menos eso creemos, que las aguas desbordadas que produjo el tsunami de su pérdida vuelvan, poco a poco, a sus cauces originales. Con la ayuda de todos, estamos consiguiendo evitar lo que algunos auguraban como inevitable, que las aguas se tragaran para siempre aquel sueño. Tras la bajada de aquella angustiosa crecida, vuelve a crecer la hierba. Aun nos queda mucho por hacer, pero estamos consiguiendo que la siniestra muerte solo pudiera arrancarnos a la persona, su voluntad, su carisma, su enseñanza, su sueño sigue con nosotros y haremos todo lo posible porque así siga siendo.
Otro reto nos vino impuesto por nuestra propia idiosincrasia. El objetivo principal de nuestra existencia es el de ayudar a los más necesitados, el de combatir la necesidad en todos sus frentes y por desgracia el todopoderoso don dinero nos estrangulaba la voluntad hasta dejarla prácticamente asfixiada. El coste de nuestra actividad era palpablemente superior al de los ingresos, por lo que había que tomar medidas urgentes que podían afectar directamente a nuestros sentimientos. Dos soluciones, subir las cuotas de manera significativa, lo que afectaría a gran parte de nuestros socios, sobre todo a los más mayores y necesitados, o reducir los gastos como así lo hemos hecho. Aparcamos a un lado los sentimientos y hemos vuelto, después de 13 años, a cambiar el lugar de nuestra sede. Ya lo hicimos una primera vez, por similares motivos, después de 30 años y resultó, esperamos y deseamos que ahora también ocurra lo mismo. Nuestros nuevos vecinos nos han acogido espléndidamente, tanto como nos echan de menos los que dejamos atrás. De cualquier forma, nuestra voluntad se siente nuevamente liberada, con la fuerza suficiente para volver a combatir la necesidad allá donde haga falta.
Vuestra confianza es, en definitiva, nuestra fuerza. El trabajo y sobre todo el tiempo que invertimos en llevar a cabo el mismo, se ve altamente recompensado con el entusiasmo que apreciamos en cada una de las actividades que emprendemos, con los ojos humedecidos de la gratitud que recibimos en cada ayuda que ofrecemos. La Peña somos todos y lo que hace la Peña, lo hacemos todos. Vuestros deseos se convierten en órdenes para nosotros y el objetivo final de todos es poder hacer realidad un sueño, el sueño de un hombre que no se ha llegado a marchar del todo, ni él ni los que lo hicieron posible junto a él. Todos ellos estarán siempre presentes aquí, en medio de nosotros, ocupando el espacio que les pertenece y animándonos continuamente a seguir soñando. Los sueños están para cumplirlos como hacemos nosotros cada día con el nuestro, con el que nos han ofrecido quienes lo imaginaron. Podéis estar seguros que, de verdad y sin ningún tipo de duda, merece la pena soñar, merece la pena éste sueño.

Sevilla, 17 de enero de 2016.
José Cristóbal Navarro Clemente.

ALOCUCIÓN DEL  SR. PRESIDENTE CON MOTIVO DE SU REELECCION EL 17 DE ENERO DE 2016. ALOCUCIÓN DEL SR. PRESIDENTE CON MOTIVO DE SU REELECCION EL 17 DE ENERO DE 2016.

CARTA AGRADECIMIENTO DEL PRESIDENTE. NUEVOS ESTATUTOS.

CARTA AGRADECIMIENTO DEL PRESIDENTE. NUEVOS ESTATUTOS. CARTA AGRADECIMIENTO DEL PRESIDENTE. NUEVOS ESTATUTOS.

Estimados amigos y amigas:

Como ya conocéis, por nuestras circulares, la reforma llevada a cabo en los estatutos de nuestra Peña Cultural Antorcha, ha sido aprobada y visada por la Delegación del Gobierno, procediendo por tanto al registro y asiento de los nuevos estatutos en la Delegación de Asociaciones de la Junta de Andalucía.

La decisión de reformarlos se tomó con el propósito de volver a dejar constancia y por escrito de lo que es en sí nuestra Peña, del alma y el corazón con los que fue creada la misma. Los estatutos que teníamos vigentes fueron el fruto de acometer unos cambios que se tuvieron que afrontar por imperativo legal. La Directiva de aquel entonces, por razones de premura de tiempo, se vió obligada a usar un modelo de estatutos ya prediseñado, en el que ningún capítulo hablaba de nuestra esencia principal, con el único objetivo de preservar los derechos sobre la caseta de feria que tanto bien y felicidad lleva a muchos de nuestros simpatizantes y amigos.

Esta decisión y este paso que hemos dado del que todos sois partícipes y precursores, ya que, fueron vuestros votos los que en un principio aprobaron una reforma estatutaria encaminada a explicar al detalle: “que somos, por qué somos y que queremos seguir siendo”, ha llevado a que hoy, la Peña Cultural Antorcha, siga siendo lo que sus socios fundadores quisieron que fuese. Un lugar en donde hombres y mujeres, con un espíritu cristiano, se esfuerzan y preocupan por llevar un poco de alegría y esperanza a todos aquellos que las buscan y necesitan.

Nuestro trabajo y el de todos vosotros no debe ser otro que el de perpetuar y mejorar en lo posible lo que un día soñaron y llevaron a cabo nuestros fundadores.

Desde aquí os exhorto a que, todos unidos, sigamos llevando la luz y el calor de nuestra Antorcha a donde y a quien haga falta.


Vuestro Presidente y amigo:
José Cristóbal Navarro Clemente

(septiembre de 2014)

PD. Para aquel socio/a que desee un ejemplar puede descargárselo en nuestra web entrando en (http://www.pcantorcha.com/ESTATUTOS_ANTORCHA_2014.pdf), o retirarlo en la Peña.

ORÍGENES DE NUESTRA PEÑA

Corría el año de 1972, cuando una serie de entusiastas padres de alumnos del colegio Portaceli, encabezados por el entonces director del Grupo Escolar, D. José Almoguera del Río, decidieron unir sus vidas para siempre y al servicio de los demás formalizando, dando cuerpo a sus inquietudes, la Peña Cultural Antorcha, nacida de la amistad sin limites entre su fundadores. Amistad que ha perdurado en el tiempo a lo largo de toda su historia. Se modeló a imagen y semejanza de su principal valedor, de su padre fundador, D. José Almoguera, quien, corno si de una hija se tratara, le ha dedicado, sin reserva alguna, la mitad de toda su vida. Podemos asegurar, sin temor a equivocarnos, que D. José, como todos le conocemos, ha tenido un hijo y tres hijas, la mas pequeña se llama Antorcha. Siempre se ha dicho que se está mas pendiente de los hijos mas pequeños, aunque eso conlleve que los demás acaben encelándose con ellos. En este caso, los tres hermanos de Antorcha entendieron, admitieron, con algún que otro recelillo de forma puntual, y comprendieron que su padre se preocupara, de manera casi rayando la obsesión, de su hermana menor. Nuestra Peña Antorcha le debe eso a este hombre, que esa bendita obsesión se haya convertido en pasión. La ha mimado y le ha dedicado tanta vida que no podemos imaginarnos a D. José sin su Antorcha ni a la Antorcha sin D. José. Es su alma Mater, la llama de una antorcha sujeta por las manos de todos sus componentes, algunos todavía, de aquella brillante generación de buenos amigos fundadores que siguen compartiendo su vida, ofreciendo e! calor que desprende el fuego de su entusiasmo, intacto aun, a pesar del transcurrir de los años.
Hombre de fuertes creencias religiosas, ha inculcado también a nuestra Peña, la inmensa fe Mariana que atesora. Desde la hermosa imagen de la Señora de la Macarena, que nos preside en nuestra sede desde su fundación. Pasando por la infinidad de peregrinaciones realizadas durante todos estos años, empezamos cuando los autocares aun tenían los asientos de madera. Por la decoración de las paredes y el exorno de nuestra Peña, en el que predomina la imágenes de la Virgen María en sus distintas advocaciones, de cualquier parte del mundo. Hasta llegar al corazón mismo de la llama de nuestra Antorcha, corazón de cada uno de sus miembros, que influenciados por el ímpetu y el ejemplo de fe de su presidente, hace que, el darse a los demás sin reserva, casi como lo hiciera en su día Nuestra Madre, sea la constante de nuestros esfuerzos y dedicaciones.
La Peña Cultural Antorcha ha llegado a su mayoría de edad gracias a todos sus componentes, pero en especial, gracias a éste hombre que, firme a sus convicciones, aunque eso le sirviera a veces para recibir el reproche o la inconformidad de alguno, logró, gracias a su tesón y a su espíritu de lucha, que nuestra Peña no se quedara, como tantas otras, en la cuneta de su camino. Al contrario, como el árbol robusto, dispone de raíces extensas y profundas, buen tallo y gran cantidad de ramificaciones que han sido podadas, con sumo cuidado, para que el fruto sea abundante y delicioso.
Para todo lo expuesto, D. José, ha ofrecido su paciencia, su sabiduría, su don de gente, su formación, su cariño, su comprensión y casi todo su tiempo, la mitad de su vida, para que ésta, nuestra Peña Antorcha sea la envidia de muchos y el consuelo de todos. De todos sus miembros, que ven como sus hijos y nietos pueden compartir sus inquietudes con ellos desde el mismo árbol. De todos a los que ofrecemos nuestra ayuda y de los que aprendemos todo lo que se puede hacer con tan poco. Y en general de todo el que nos conoce, que se asombra de que, a pesar de los tiempos que corren, haya personas que pueden convivir con el único objetivo de ser amigos y de ayudar al que lo necesite.
Así lo soñó D. José Almoguera. Así creyeron en su sueño los que le ofrecieron su amistad. Y así lo seguimos creyendo el resto de los que conformamos ésta Peña.
Gracias Don José, los que sujetamos la Antorcha entre nuestras manos no dejaremos que su llama se extinga. Usted la encendió y que solo Dios la apague cuando lo crea conveniente.
(Por José Cristóbal Navarro)

ORÍGENES DE NUESTRA PEÑA ORÍGENES DE NUESTRA PEÑA